Bienestar sexual y erótico

Sexualidad positiva

Estamos ubicados
Online y en Bogotá
Horarios
Lun a Vie - 10am a 7pm

A propósito de la homofobia: Caso de la vida real.

Seguiré esperando que la homofobia se vaya algún día por la cañería, ojalá más temprano que tarde.

El Diván Rojo hace esfuerzos por que la especie humana trate de vivir feliz estos últimos años que le quedan de vida antes que el planeta la destruya.

Por esta razón, hablamos tanto del amor, el erotismo, el bienestar y el placer. ¿Acaso vamos a vivir maluco? Obvio que no.

Teniendo en cuenta esto, les comparto la triste, inverosimil, trágica, infortunada, lacrimógena, insólita, anticuada y para mi cómica (que pena si les molesta pero a mi me da mucha risa esto, me parece increíble) historia de Carlos Andrés Rojas, un ser humano como cualquier otro que por el simple hecho de amar y gustar de alguien del propio sexo es rechazado en Teusaquillo Bogotá.

Pongan atención y sorpréndanse, pues la Edad Media aún no se ha superado:

(Se reproduce fielmente el comunicado recibido)

Escribe Carlos Andrés:

“Hola a todas y todos

Quiero invitarles a leer y reflexionar sobre este mensaje de respuesta del Secretario de la Junta de Accion Comunal del barrio El Recuerdo dada a una solicitud de mi vinculacion como consejero de juventud de Teusaquillo y como lider LGBT.

Como verán, a pesar de los avances que ha tenido nuestra ciudad, la discriminacion, la homofobia, el sexismo y la vulneracion de derechos sigue presente en estas organizaciones comunales.

El día 11 de febrero de 2009 a las 13:46 de la tarde envie un mail al correo de la Junta de Acción Comunal del barrio El Recuerdo (elrecuerdo.13@gmail.com), donde manifeste mi interes de trabajar con la junta.

De: Carlos Ariel Hoyos arielhoyos@yahoo.es SECRETARIO JUNTA DE ACCION COMUNAL BARRIO EL RECUERDO
Para: Andrés Camilo Rojas
Enviado: viernes, 13 de febrero, 2009 16:05:42
Asunto: Acción Comunal – Política LGBT – Respuesta a mensaje enviado a elrecuerdo.13@gmail.com el pasado 11 de febrero

Hola, Andrés Camilo, gracias por tu atento mensaje; qué bueno saber que en nuestro barrio El Recuerdo tenemos un Consejero Juvenil y otra persona interesada en la actividad comunitaria.
Bienvenida tu cooperación pero, dada tu respetable condición “gay”, quiero exponerte lo que pienso al respecto de este grupo de conciudadanos como movimiento social – y al cual perteneces: es mi honrada posición personal, pues la Junta de Acción Comunal no tiene un criterio formado aún – ya les hablé de ti pero, por razones de tiempo, el tema no se trató como debía ser.

Por tratarse de mi punto de vista personal, te contesto, no desde el buzón de la Junta, sino desde el mío:

No estoy de acuerdo con la política distrital LGBT, porque aborda este asunto solamente desde la perspectiva de los derechos; en cambio, yo considero que ha llegado la hora de que, tanto homosexuales y similares, como heterosexuales, nos planteemos la necesidad de una regeneración en materia sexual y moral; por una lado, el comportamiento homosexual y transgenerista es riesgoso para la sociedad, no solo como resultado de las enfermedades a que puede conducir, sino porque también, si se permite su apología, esta inclinación puedellegar a manifestarse en personas heterosexuales, dado que en los genes humanos existen todas las posibilidades, y el ser humano tiende a imitar lo que ve; y no es deseable que suceda esta migración de lo heterosexual a lo homosexual, bisexual o transgenerista, pues no podemos negar el carácter antinatural de estos comportamientos.

Pero, por el otro lado, resulta que los heterosexuales no podemos hacernos los limpios y puros y limitarnos, bien a condenar a quienes presentan otra condición sexual, bien a reducir todo a un asunto de derechos como cortina de humo para obviar el enjuiciamiento a las inclinaciones promiscuas que presenta un gran número de personas heterosexuales y, entonces, aplanando la realidad, seguir como vamos, e institucionalizar diversos comportamientos desarreglados, cual es la tendencia facilista de muchos para no verse cara a cara con su conciencia. El dejar las cosas tal como van, y simplemente ampliar la perspectiva del derecho sin incidir en lo moral, lo único que busca es ampliar el mercado porque, en el fondo, hoy día todo se está mirando como un fenómeno de mercado, de manera declarada o no: lo cierto es que hay grandes intereses económicos a los que no les conviene que el ser humano cambie sus costumbres, especialmente en lo sexual, porque es la manera de mantener dormida a la población, para poderla explotar.

Debemos rebelarnos contra tal estado de cosas, comenzando por rebelarnos contra nosotros mismos ¿cómo? auto-examinándonos con la mira puesta en buscar la armonía con la naturaleza; por tanto, lo que yo propongo es un pacto entre heterosexuales y homosexuales y similares, por el cual definamos un rumbo a seguir, aceptando que no es posible cambiar comportamientos milenarios de la especie humana en el curso de solo una generación: seguramente se requerirá mucho más tiempo, pero sí debemos todos proponernos a elevar nuestra norma moral hasta donde podamos. Los heterosexuales debemos comprometernos a no seguir usando a la mujer como objeto sexual en lo comercial – hay que promover un pacto con los medios de comunicación a este respecto; debemos comprometernos a procurar, dentro de lo posible, la fidelidad matrimonial; también debe haber un compromiso más definido en lo que tiene que ver con el consumo de bebidas alcohólicas, las que, entre otras cosas, propician comportamientos sexuales desarreglados; en fin, hay que examinar todo lo que ha sido el modelo de comportamiento del heterosexual, y llegar a un compromiso de regeneración. Por su parte, los homosexuales, bisexuales y transgeneristas deben hacerse una reflexión similar y comprometerse, dentro de lo posible, a evitar la propagación de dicho comportamiento, e incluso contemplar la posibilidad de migrar a la heterosexualidad, especialmente en edades tempranas, ayudando a que, niños que den señales de tal inclinación, sean prontamente tratados, a ver si es posible llevarlos por el camino de lo natural; claro, sin forzarlos, pues finalmente debe respetarse la voluntad de cada persona. Esto debe ser posible en algunos casos, ya que, como te lo decía, el ser humano tiene todas las posibilidades habidas y por haber en su configuración genética.

Por tanto, Andrés Camilo, dándote la bienvenida, y pidiéndote disculpas en caso de que mi franqueza haya resultado un poco dura para ti, te rogaría que, en el ámbito de nuestra comunidad, te abstuvieras de actividades difusoras “pro-gay” hasta tanto la Asamblea General de la Junta se pronuncie al respecto, pues el tema debe debatirse; debe debatirse la política LGBT del Distrito, con amor, pero con firmeza.

En cuanto a las actividades de la Junta, la Directiva se reúne normalmente una vez al mes; generalmente lo hacemos en la Casa del Voluntariado de Acción Social El Recuerdo – Cra. 38A Nº 25B-52; deben hacerse Asambleas Generales al menos dos veces al año, pero sucede que desde mediados de 2005 no tenemos Asamblea, pues la Junta viene de un largo período de funcionamiento muy rudimentario, la participación de la gente es escasa, y hay algunos problemas de organización por solucionar, pero confiamos en que este año podamos cumplir con este requisito legal y estatutario.

Yo soy el Secretario de la Junta; la Presidenta, Beatriz Atehortúa se halla fuera de Bogotá, aquejada por algunos problemas de salud; una vez regrese la pondré al tanto de tu interés en vincularte.

Entretanto, si hay alguna actividad que yo vea que pueda serte de interés, te la comunicaré inmediatamente; de todas formas, quedas incluído en el directorio de contactos de nuestra Junta; por tanto, todos los correos que salgan para los afiliados, también te los haremos llegar.

Fraternal saludo.
Ariel Hoyos”

Si Usted es de los que comparte este tipo de pensamiento:

One comment on “A propósito de la homofobia: Caso de la vida real.

  1. No me sorprende la ignorancia de la gente, en la carta pude notar que el autor tiene miedo de que sus genes lo traicionen y resulte homosexual. Conozco varias personas que dicen ser homofóbicas y comparten el mismo temor, ¿no será que en el fondo esconden esa condición por el simple hecho de no aceptarla en su propio ser?

    Un saludo para la comunidad LGBT.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

felis Sed mattis ut Donec adipiscing vel, eget ut elit.