Bienestar sexual y erótico

Sexualidad positiva

Estamos ubicados
Online y en Bogotá
Horarios
Lun a Vie - 10am a 7pm

El sexo de los clérigos

Leyendo El Espectador de hoy, me encontré con esta columna la cuál me parece de todo el interés de los lectores de El Diván Rojo.

Por: Tomas Eloy Martínez.

YA CASI NO HAY MEMORIA DE LOS tiempos en que la Iglesia Católica sufrió desafíos tan ásperos como los de estos últimos años.
Lo que sucede no tiene la profundidad del cisma litúrgico del obispo Marcel Lefebvre ni el fervor revisionista en la interpretación de los Evangelios que desembocó en la Teología de la Liberación, sino las violaciones a una obligación que no es materia de dogma pero sí de continua perturbación: el sexo de los clérigos.

Primero fueron los delitos de pedofilia que en diciembre de 2002 provocaron la renuncia del cardenal de Boston Bernard Law, de quien se sospechó ocultamiento; 450 demandas millonarias por décadas de abusos contra menores dejaron la arquidiócesis al borde de la quiebra.

Otra vez ahora, como suele suceder, el escándalo se desata cuando sale a la luz algo que se trataba de ocultar: la descendencia del ex obispo paraguayo Fernando Lugo. Aquellos actos aberrantes y la aparición de tres hijos engendrados por el ahora presidente del Paraguay durante sus años de ministerio ponen en tela de juicio el valor de la represión sexual en la vida católica.

La mayoría de los católicos ignora que los sacerdotes y obispos no tenían prohibido el matrimonio durante los primeros 10 siglos de vida cristiana. Además de San Pedro, otros seis papas vivieron en matrimonio y —más llamativo aún— 11 papas fueron hijos de otros papas o miembros de la Iglesia, sin que ese linaje afectara la santidad de sus actos. Hasta el Concilio de Elvira, que lo prohibió en el año 306, un sacerdote podía inclusive dormir con su esposa la noche antes de dar misa. Eso comenzó a cambiar 19 años mas tarde, cuando el Concilio de Nicea estableció que, una vez ordenados, los sacerdotes no podían casarse.

¿Cuál es el sentido de reprimir las expresiones de la sexualidad, no sólo entre los clérigos, sino también en la vida diaria? ¿Qué gana la fe católica con eso?

Se teme que el placer distraiga de la oración, de la relación con Dios, pero el menosprecio de la mujer en los seminarios y la contradicción de los impulsos naturales del hombre en realidad no fortalecen los vínculos entre la Iglesia y el pueblo de Dios. Al contrario, el celibato obligatorio suele desanimar algunas vocaciones sacerdotales y provocar defecciones en el clero.

Si bien creía que “la vigente ley del sagrado celibato” debía seguir “unida firmemente al ministerio eclesiástico”, Pablo VI, atento a los clamores de modernización del Concilio Vaticano II, analizó las objeciones en una encíclica memorable, Sacerdotalis caelibatus, de 1967.

Allí se preguntó: “¿No será ya llegado el momento de abolir el vínculo que en la Iglesia une el sacerdocio con el celibato? ¿No podría ser facultativa esta difícil observancia? ¿No saldría favorecido el ministerio sacerdotal si se facilitara la aproximación ecuménica?”.

Acaso a Dios lo tengan sin cuidado los deslices del ex obispo Lugo, porque su gloria está más allá de lo que establecen los seres humanos. Pero la inflexibilidad de la doctrina deja entre los católicos la pregunta sobre el sentido de normas creadas por la Iglesia hace 10 siglos, que no existían antes y no tendrían por qué existir para siempre.

Jesús predicó la humildad, el amor a Dios y a los semejantes. Sus lecciones de vida siguen siendo claras. A veces, en el afán por interpretarlas, los seres humanos las oscurecen.

*Escritor y periodista argentino.

Tomado de el periódico El Espectador : 30 Mayo 2009, Columna de Opinión.

Los que tengan más tiempito, les recomiendo la lectura de otro artículo de hoy del mismo periódico: Discípulos de Enrique VIII: El escándalo en Miami del padre Alberto Cutié y sus efectos en Colombia.

Mis post rojos relacionados:
El Kamasutra Católico o la teología del orgasmo.

Psicóloga Alejandra Quintero R.

Mi rockola erosónica: Short Dick Man

Una canción para revivir los 90’s.

Pese a que hace una burla de los penes pequeños, recuerden risueñas mujeres y angustiados hombres, que el tamaño del pene no incide en la satisfacción sexual y tampoco es signo de virilidad o potencia.

Mejoremos nuestra autoestima y seguridad sexual!

Gillette – Short dick man

Don’t Want no short dick Man
Don’t want no short dick man
don’t want no short dick man
don’t want no short dick man
What in the world is that fucking thing
Do you some fucking Tweezers to put that little thing away
That has got to be the smallest Dick I have ever seen…In my whole life
Get the Fuck outta here
Innie Weeny teeny weeny shriveled little short dick man
Innie weeny teeny weeny shriveled little short dick man
Dont want no short dick man
don’t want no short dick man
don’t want no short dick man
don’t want no short dick man
Innie Weeny teeny weeny shriveled little short dick man
Innie Weeny teeny weeny shriveled little short dick man
Uhhh uhuhuhuh uhhh
Isnt that cute an extra belly button
You need to put you pants back on honey
Dont want no short dick man
Innie Weeny teeny weeny shriveld little short dick man
Do you need some little tweezers to put tht thing away
That has got to be the smallest dick i have ever seen…in my whole life
Get the Fuck outta here
dont want no short dick man
dont want no short dick man
dont want no short dick man
dont want no short dick man
ahh
ahh
ahh
ahh
Si quieres escuchar más música al estilo Diván Rojo, ingresa a Mi Rockola Erosónica.
Mis post rojos relacionados:
El tamaño del pene.
¿Cómo se mide el pene?

Psicóloga Alejandra Quintero R.

El Kamasutra Católico o la teología del orgasmo.

Imagen tomada de Deviant Art: dumnun by *sunnycjj

Usted seguiría las recomendaciones sexuales de un sacerdote? Piénselo bien antes de responder.
Por mucho tiempo, las instituciones religiosas de corte judeocristiano, dictaminaron la moral sexual de la mano del poder político, en conjunto establecieron qué comportamientos eran moralmente aceptados y cuáles eran malos e impuros, con un rigor tal, que promovieron una sociedad doble moralista que ha padecido una sexualidad anhedónica y libertina producto de la represión sexual.

Con curiosidad y escepticismo, me entero que el franciscano polaco Ksawery Knotz, un hombre consagrado a Dios y al Vaticano, dá recomendaciones sexuales a parejas casadas bajo el matrimonio católico, a través de su página web: http://www.szansaspotkania.net/ y de nuevo libro: “El sexo que no conoces: para parejas casadas que aman a Dios”, el cual ha sido mandado a reimprimir, pues su primera edición se agotó. Acaso el mundo católico está a la expectativa de un permiso que autorice y sane la culpa de la sexualidad que han vivido por fuera del mandato religioso?, o necesitan tales recomendaciones para seguir comulgando? Bueno, independientemente de cuál sea la razón, el primer ejemplar se acabó y la casa editorial espera traducirlo en más idiomas.

La pregunta que medio mundo se hace, incluyéndome es: Fue la inspiración divina la que agitó la pluma y la mente del casto monje? El hombre afirma que no fue la acumulación de práctica lo que le permitió escribir tan detallado libro, sino la experiencia teórica y de consejería con las parejas. Esta situación me hace acordar los amplios cuestionarios que los confesores usaban en la edad media, que escrutaba al detalle los pecados de la carne mientras el pecador de rodillas recordaba sus actos de concupiscencia. Para qué necesitaban tanto pormenor? Sumaban las penas, las oraciones o la excitación? Realmente no sé.

El iluminado franciscano anima a las parejas a rezar para que tengan una buena y feliz vida sexual y afirma en su capítulo: Teología del orgasmo: “El amor de una pareja casada, expresado en el sexo, acerca el cuerpo humano al cielo. El éxtasis de una relación sexual puede compararse a la alegría de la vida eterna”. Nada mejor para ilustrar esta frase que el gesto que delineó Bernini en su famosa escultura: La transverberación de Santa Teresa.

Así mismo dice y desmitifica: “Algunas personas, cuando hablan de las relaciones sexuales dentro del matrimonio católico, piensan que están privadas de alegría, pasión y fantasía. Creen que el sexo tiene que ser triste como un himno tradicional de la iglesia. Son personas que no entienden que Dios quiere que tengan una vida sexual feliz”.

Un libro y una postura, aunque revolucionaria en el mundo católico no deja de provenir de una institución castradora de la sexualidad y el placer.

Sigo con mi pregunta: Usted seguiría las recomendaciones sexuales de un sacerdote?

Mis post rojos relacionados:
La Virgen del Orgasmo.

Psicóloga Alejandra Quintero R.

Anillo de O, o anillo de sumisión para esclavos y esclavas.

“…lo que ella no se atrevía a decirle era que si le gustaba tanto que la azotaran se debía, aparte el placer que sentía, hasta cierto grado, al hecho de que la felicidad la embargaba al sentirse abandonada más allá de su propia voluntad, y una vez superado el límite del placer O pagaba su dicha, en cierto modo, mediante el dolor y la humillación -humillación, porque no podía dejar de suplicar, no podía dejar de gritar al mismo tiempo que gozaba, quizá garantizando, de esa forma supersticiosa, la continuidad del placer…”
Historia de O-Pauline Reage
El anillo de O es llamado así no porque su aro decorativo parezca una “O”, sino porque O, es el nombre de la protagonista de la película: Historia de O, que tenía un anillo de sumisión semejante. Como dato curioso, en la novela de Pauline Reage, en la cual se basó la película, la protagonista tenía otro tipo anillo, sin argolla y con el símbolo del triskel, símbolo celta característico de la cultura BDSM.
La vieja escuela del sadomasoquismo no empleó el anillo, ni en sus prácticas sexuales ni como elemento distintivo. Éste se popularizó después de aparecer en la película mencionada en 1974, incorporándose después de este año, como uno de los elementos característicos del BDSM empleados por l@s sumis@s o esclav@s, como símbolo de pertenencia a otra persona. En otras palabras, si alguien usa este anillo es porque le pertenece a alguien, a un amo o una ama con la cual comparte una relación sadomasoquista.
L@s am@s realizan un ritual en donde se formaliza la entrega total del nuev@ esclav@, a través de la firma del contrato de sumisión y la entrega del anillo. Aunque en el campo real y cotidiano, no todas las personas practicantes hacen esto, la cultura BDSM aboga por su cumplimiento.
Les confieso que sin ser esclava de nadie, mandé a elaborar mi anillito. Mi interés por los objetos de índole sexual impulsó la búsqueda del famoso y escaso artilugio en Medellín. Después de recorrer la seca y la meca, encontré un lugar en el centro de la ciudad, donde fabrican los anillos que uno quiera. Así pues que llevé la muestra del anillo de O y en 15 días me entregaron uno igualito, por la módica suma de $65.000 pesos. Les comparto el teléfono de la joyería en Medellín, a los interesados, que imagino son much@s. Joyería Artesanal Dione: 514 29 16.
Al final del siguiente extracto de la película Historia de O, aparece el anillo del cual les hablo:

Si deseas saber algo más sobre el mundo BDSM, ingresa aqui.

Psicóloga Alejandra Quintero R.

Mi anillo de compromiso: El Diván Rojo

El amor con el que hago mi trabajo y con el cual forjé este proyecto me inspiraron la creación del anillo de El Diván Rojo, el cual llevo permanentemente conmigo y me recuerda la gran responsabilidad que tengo con el mundo de llevar amor y erotismo, y que en últimas se traduce en felicidad. En otras palabras es mi anillo de compromiso con El Diván Rojo y con Ustedes, para que después no digan que no estoy comprometida.

Les quise compartir este dato personal, ya que gracias a Ustedes mis lectores, es que se debe el trabajo que diariamente realizo como El Diván Rojo.

Psicóloga Alejandra Quintero R.

Atletismo sexual vs erotismo

“No le pongas a tu vida indicadores de desempeño sexual, vive el erotismo y el placer sin cuantificar. El erotismo siempre será más placentero y saludable para nuestra salud mental y física que el atletismo sexual”. 

Psicóloga Alejandra Quintero R.
El Diván Rojo

Concubina

Odalisca – Mariano Fortuny, 1861

“Concubina:
Más que vivir juntos o compartir la vida como esposos, la palabra concubinato significa, etimológicamente, acostarse juntos, pues deriva del latín con y cubito ‘acostarse con’. En muchas sociedades –tal vez la mayoría, incluso en nuestra civilización–, los hombres podían tener tantas mujeres como estuvieran en condiciones de mantener. Como ejemplo tenemos no sólo las fantasías orientales de Las mil y una noches, narradas por Sherezade, sino que hasta la propia Biblia nos habla de las setecientas concubinas del rey Salomón. Tal como ocurre hoy con los poderosos, disponer de varias mujeres hermosas como objeto sexual ha sido siempre símbolo de poder y fuente de prestigio, aunque la verdadera relación del poderoso con sus concubinas no siempre guardaba relación con la etimología del término”.

Definición tomada de LA PÁGINA DEL IDIOMA ESPAÑOL.

Les presento las definiciones del Diccionario de la Real Academia de la Lengua:

concubinato. (Del lat. concubinātus).
1. m. Relación marital de un hombre con una mujer sin estar casados.

concubina. (Del lat. concubīna).
1. f. Mujer que vive en concubinato.

Curiosamente se encuentra la palabra concubino/na como una redefinición propuesta y un avance de la vigésima tercera edición:

concubino, na. (Del lat. concubīna).
1. m. y f. Persona que vive en concubinato.

Un pequeño avance en el cuestionamiento del machismo en el lenguaje y de la inequidad de genero. ¿Acaso no habrán concubinos?

Al respecto de la tematica les recomiendo la pelicula: Adios a mi concubina, para este fin de semana.

Psicóloga Alejandra Quintero R.

Aliquam quis, facilisis ut diam ut mattis