Bienestar sexual y erótico

Sexualidad positiva

Estamos ubicados
Online y en Bogotá
Horarios
Lun a Vie - 10am a 7pm

Estética y Sexualidad. El Diván Rojo en Telemedellín, miércoles 25 de junio, a las 10 pm.

Recuerden ver hoy miércoles a las 10 de la noche y cada semana, El Diván Rojo por Telemedellín, en una transmisión en vivo, a través de la cual pueden participar y llamar al aire. Si no está en Medellín, no hay problema, ingresando a: www.telemedellin.com, pueden ver la señal en vivo, además de participar en el chat.

Usted se puede comunicar con nosotros al 441 21 00 y contarnos lo que piensa sobre la estética y la sexualidad.

Además vamos a discutir una idea:
¿Las cirugías estéticas mejoran la vida sexual?

Si cree que si, marque el 444 37 40.
Si cree que no, marque el 444 37 41.
Al final del programa, presentaremos los resultados de este televoto.

Ficha técnica:

Tema: estética y la sexualidad.
Directora: Periodista Selene Botero.
Presentadora y asistente de dirección: Psicóloga Alejandra Quintero R.
Realizador: Periodista Juan Guillermo Palacio.
Horario: Miércoles 10 pm en vivo con repetición los domingos a las 11 pm.
Duración: 1 hora.

El Diván Rojo, verlo no es pecado, es un programa de Secretaría de Salud de Medellín realizado por Telemedellín.


Psicóloga Alejandra Quintero R.

Sicalipsis

A continuación: Artículo pensado en los sicalípticos y los que no lo son, o sea, para todo el mundo.


“Sicalipsis significa ‘picardía o malicia referente a temas sexuales’. Este vocablo fue formado arbitrariamente por yuxtaposición de las palabras griegas sykon (higo) y aleipsis (frotar, untar) con base en alguna idea que dejamos librada a la imaginación de cada lector. Decimos ‘arbitrariamente’ porque la palabra no nos llegó por cierto desde el griego sino que aparece registrada por primera vez en el anuncio de una obra pornográfica publicado en 1902 en el diario El Liberal, de Madrid. El uso más frecuente no es el sicalipsis sino más bien del adjetivo sicalíptico que, más allá de la definición académica reseñada al comienzo, significa ‘obsceno’ o ‘pornográfico’.”.

Definición tomada de LA PÁGINA DEL IDIOMA ESPAÑOL.

Psicóloga Alejandra Quintero R.

La petite mort o la pequeña muerte.

PELIGRO
Este video genera cutis ansarina y remite a la pequeña muerte por parte de las almas que lo vean.

Nota aclaratoria: Cutis ansarina es el nombre médico con el que se conoce la “piel de gallina”.

Buena forma de representar la pequeña muerte a nivel gráfico, ¿será que los filósofos franceses lo hubieran hecho así? Mientras seguiré leyendo a Bataille y cuando hable de la pequeña muerte, veré este videito para que me dé cutis ansarina y poder seguir con mis reflexiones.

Psicóloga Alejandra Quintero R.

Mi Rockola Erosónica: Quisiera ser alcohol.

Esta es una de mis canciones preferidas de Caifanes. Sientan la fuerza de las palabras y sigan con sus manos el sonido de la melodía.

Quisiera Ser Alcohol – Caifanes

Si mis plegarias no fueran
a la Virgen sino a ti
¿qué pensarías? ¿Qué dirías?
si de la noche soy un pedazo
de suelo que flota
entre tus sueños
como una perla
te saco de lo oscuro
te llamo por tu nombre
y digo que no puede ser

Quisiera ser alcohol
para evaporarme en tu interior
quisiera ser alcohol
para evaporarme de una vez
y sentir lo que es pasión
y sentir que soy querido
una vez
x 2

Si algún día me miras
abrazado de tu sombra
no me separes
déjame sólo
sin movimiento
como una lágrima
que corre por tu cuerpo
lamiéndote toda la piel

Quisiera ser alcohol
para evaporarme en tu interior
quisiera ser alcohol
para evaporarme en tu interior
y sentir lo que es pasión
y sentir que soy querido
una vez.

Psicóloga Alejandra Quintero R.

¿Se dice miembro o miembra? El sexismo del idioma.

Quiero compartirles un artículo que analiza el tema del sexismo en el idioma.

Ministra española desata polémica con palabra “miembra”

Diario Uno

La palabra “miembra” es una incorrección. No figura en el diccionario de la Real Academia Española, que fija la norma. Proferirla es una “estupidez”, una “sandez” y una muestra de “feminismo salvaje”, según Javier Marías, Fernando Savater y Juan Manuel de Prada. Pocas veces un error gramatical -con o sin intención- desató tales diatribas contra una miembro del gobierno español, como le está ocurriendo a Bibiana Aído, la primera ministra de Igualdad de la historia de España. “Palabras como guay o fistro no tuvieron tanta dificultad para ser incorporadas al diccionario. Puede haber una cuestión de machismo de fondo”, se quejó la ministra días después en una entrevista en la que cometió otro error: la palabra fistro no figura en el diccionario.

El feminismo y la gramática española no se llevan bien. Viene de antiguo. “El lenguaje está creado por el hombre, para el hombre y tiene como objeto el lenguaje del hombre”, sostiene la filóloga Pilar Careaga, autora de la obra El libro del buen hablar. Una apuesta por un lenguaje no sexista. Las mujeres se quejan de que no existen si no son nombradas, o que sólo figuran de forma peyorativa en un sistema lingüístico creado en sucesivas etapas de la historia en las que lo femenino no pintaba nada. La igualdad es tan reciente como que las españolas lograron el derecho a votar en 1931, mientras que los varones lo obtuvieron por vez primera en 1890. Los guardianes de la lingüística lo encuentran absurdo. “No tiene sentido pensar que la gramática está contra los hablantes. No es verdad, pero en las lenguas romances el masculino es el término no marcado”, tercia el académico Ignacio Bosque.

¿Se puede decir “miembra”? Ya quedó dicho que no, que la RAE considera al sustantivo “miembro” como un nombre común en género, esto es, un término ambidiestro, que sirve para unas y otros (las miembros, los miembros). Un transformista que se feminiza o masculiniza según el contexto. Claro que no siempre fue así. Hasta 2005, la palabra “miembro” era considerada por la Academia un epiceno, un nombre asexuado, sin femenino ni masculino, como “víctima”, “bebé” o “criatura”. Conclusión: las cosas cambian.

Hasta el académico Salvador Gutiérrez, catedrático de Lingüística General de la Universidad de León, concedió en plena tormenta que lo que hoy suena peregrino, mañana puede ser norma si la población comienza a utilizarlo. “La lengua es el organismo más democrático que existe en el mundo”, declaró.

En esa evolución de las lenguas están de acuerdo todos. En que lo hacen atendiendo a patrones de la calle, también. “No se puede emitir lenguaje con BOE, el lenguaje se crea todos los días y hay palabras que triunfan y otras no”, sentencia Careaga. Como triunfó “rebeca” para designar a las chaquetas de punto sin cuello que vestía la protagonista de la película que dirigió Alfred Hitchcock a partir de la novela de Daphne du Maurier Rebeca. “Las palabras van cambiando, pero no se puede hacer por decreto ni pedir a la Academia que las cambie. La Academia refleja la realidad”, sostiene Bosque, que coordina los trabajos para la nueva gramática, que sustituirá a la vigente desde 1973 (en realidad, un esbozo de la aprobada en 1931). Un capítulo de la obra se dedicará íntegramente al género.

Hay filólogas, con años de experiencia en el estudio del sexismo en el lenguaje, que sí defienden el uso de la palabra “miembras”. “¿Era incorrecto decir abogada antes de que la palabra estuviese en el diccionario de la RAE?”, interpela retóricamente Eulalia Lledó. “No”, contesta, “la corrección en la lengua no es un valor absoluto. Y no veo nada en contra de la corrección de la palabra miembra”.

El Instituto de la Mujer, en su proyecto nombra.en.red, una base de datos para promover la escritura en femenino y en masculino, acepta la clasificación del diccionario de la RAE. Pero no exclusivamente: “No podemos ignorar que son cada vez más las hablantes a las que les gusta denominarse miembras, en contra del criterio de la Academia. Entre las alternativas que sugerimos, se cuentan también aquellas que consideran la posibilidad de que la palabra miembro pase a ser de doble género, femenino y masculino”.

Cuando esto lo ha asumido la ministra Aído, en un guiño a las organizaciones de mujeres que luego trató de rectificar y de nuevo reivindicar, la Academia se soliviantó. Lo de miembras disgusta hasta a las miembros. “Me parece increíble que una ministra tenga tan poco rigor, lo encuentro ridículo y negativo. La Academia no inventa, es un notario”, sostiene Ana María Matute, la única escritora que pertenece a la institución. La historiadora Carmen Iglesias y la científica Margarita Salas son las otras dos mujeres que se sientan en la Academia, donde el 93% son hombres.

“No cambiaría con más mujeres en la RAE. Hay personas que defienden los cupos y otras, no. Lo importante es dar igualdad de oportunidades y que los puestos se hagan en condiciones de igualdad”, asevera el académico Ignacio Bosque.

Distinta es la opinión de Pilar Careaga: “Cambiaría con el 50% de académicas. Pero ocurre que tres varones proponen a alguien que tiene que ser aprobado por una corporación varonil. ¿Es que Almudena Grandes y Maruja Torres son peores que Javier Marías o Arturo Pérez-Reverte?”. Para la filóloga, el crédito de la institución está en entredicho por decisiones actuales y por exclusiones históricas: “Se califica a sí misma una Academia que no fue capaz de acoger a María Moliner, la lexicógrafa por excelencia”. Moliner falleció en 1981, tres años después de que fuese admitida la primera académica: la escritora Carmen Conde.

La última persona en ingresar en la RAE ha sido el escritor Javier Marías. Días antes, publicó un artículo en este periódico que tituló: “No esperen por las mujeras”. Y decía así: “Es absurdo, además de dictatorial, que diferentes grupos -sean feministas, regionales o étnicos- pretendan, o incluso exijan, que la RAE incorpore tal o cual palabra de su gusto, suprima del diccionario aquella otra de su desagrado, o “consagre” el uso de cualquier disparate o burrada que les sean gratos a dichos grupos”. Concluía señalando que no pueden borrarse vocablos por mucho que disgusten ahora al oído, como “judiada”, porque ha existido y se halla en textos clásicos.

Ante palabras cargadas de prejuicios, Eulalia Lledó no propone la supresión, sino la incorporación de una nota pragmática aclaratoria. El diccionario recoge las palabras que la sociedad crea, pero también consagra los usos lingüísticos correctos. “La RAE debería haberse puesto a la cabeza y no ir detrás del proceso de cambio que vivimos. Las palabras tienen que estar al servicio de las personas y no al revés”, considera Antonio García, fundador de la Asociación de Hombres por la Igualdad de Género (Ahige).

El sexismo del lenguaje comenzó a combatirse a nivel internacional a partir de la primera Conferencia Mundial sobre la Mujer, celebrada en México en 1975. No es exclusivo de las lenguas latinas. “Hay parámetros sexistas y androcéntricos universales, pero en cada lengua se manifiestan de distinta manera”, indica Lledó. Incluso el inglés, citado a menudo como un ejemplo libre de carga sexista, ha recibido la presión de movimientos sociales en los setenta y los ochenta para eliminar prejuicios.

Deborah Cameron, profesora de Lengua y Comunicación en la Universidad de Oxford, pone el ejemplo de la palabra fireman (bombero), gestada a partir de la palabra man (hombre), que ha sido reemplazada con el término firefighter. Cameron advierte de que los vocablos sexistas perviven en distinto grado en el lenguaje cotidiano y en los periódicos. Y concluye: “Las instituciones pueden legislar sobre el lenguaje, pero las reformas sólo funcionan si la mayoría de los hablantes las aceptan. La gente nunca consulta a las autoridades antes de abrir la boca”.

Artículo tomado de El Castellano.

Psicóloga Alejandra Quintero R.

Oda al condón por el poeta nadaista Elmo Valencia.

Recuerden que hoy miércoles a las 10 pm se transmite en vivo el programa El Diván Rojo de la Secretaría de Salud y Telemedellín que hablará del condón. Por ello quiero publicar el poema de Elmo Valencia, poeta nadaista que actualmente reside en Bogotá, el cual hace una oda a dicho artilugio.

Para ampliar la imagen, dá click en ella.

Nicolas Tassaert: Die vorsichtige Geliebte/ El amante cauteloso. 1860

Oda al condón

Condón de la ternura y la decencia: No te imaginas cómo estoy de agradecido contigo por proteger mi bálano y mi tierno prepucio. Eres más importante que Luis XV, un rey que en realidad no fue muy importante.

Cuando abro la hermética envoltura donde habitas, al instante brotas como flor de peyote. Y cuando con mis manos te coloco en mi sexo y saxofón, comienza el concierto de Jazz progresivo para incendiar la soledad de los cuerpos.

La historia reconocerá tu empeño por evitar que ese virus nefasto del cual se habla con miedo en las alcobas nos pegue la enfermedad del siglo, que es el siglo más oscuro que ha tenido la tierra. No hay ano ni vagina que no reconozca tu deseo de que el sexo sea una dicha y no un arrepentimiento.

Lástima que Miguel Angel en de la Capilla Sex-tina esté angelicalmente muerto. SI viviera te estaría pintando en forma de cohete nuclear volando con dirección al útero de la vía láctea. Pero estas son puras imaginaciones mías porque nací poeta de esta especie que se extingue.

Te admiro mucho por la misión que cumples a sabiendas de que una vez terminado el acto, los hombres siempre desagradecidos te tiramos con asco a la taza del inodoro, ese artefacto que Marcel Duchamp embelleció con su arte.

Lo mágico de la transformación de la materia es que al otro lado de las aguas negras, los recicladores de la industria moderna, te reciben con los brazos abiertos para que mañana ya no seas un humilde condón de látex transparente sino una bolsa de plástico donde en los supermercados nos meten la comida.

Elmo Valencia, poeta nadaista.

Mis post rojos relacionados:

Campaña: No me mates, usa condón.
Campaña: Protege el medio ambiente, no botes los condones al sanitario.

Psicóloga Alejandra Quintero R.

El programa de televisión El Diván Rojo en El Colombiano.

Les comparto parte del artículo publicado hoy domingo 15 de junio por el periodista Oscar Darío Montoya en el periódico El Colombiano:

Al pan pan…

En el mismo formato de franqueza y espontaneidad se desarrolla El diván rojo, el espacio sobre sexualidad que se transmite los miércoles a las 10:30 p.m.

“Queremos que el lenguaje sea claro y sencillo y que sea un programa para la gente, no para los especialistas. Queremos hacer algo súper sollado, coloquial, cero ñoño”, dice su presentadora, la psicóloga Alejandra Quintero.

Algunas críticas no han faltado por abordar de esa manera temas como la masturbación, los métodos de planificación familiar o la homosexualidad, pero considera que se hace de manera profesional y con el apoyo y supervisión de la Secretaría de Salud.

“Como ejes transversales del programa siempre están la equidad de género, el respeto a la diversidad sexual y las relaciones sexuales seguras”, aseguró Alejandra.

Recuerden: El Diván Rojo por Telemedellín o www.telemedellin.com, en vivo los miércoles a las 10 pm con repetición los domingos a las 11 pm.

El Diván Rojo, verlo no es pecado.


Psicóloga Alejandra Quintero R.

¿Cómo las mujeres pueden generar problemas sexuales en los hombres? (Una defensa de la sexualidad masculina)

¿Cómo las mujeres pueden generar problemas sexuales en los hombres?
Muy sencillo. Si Usted desea generar algún temor o disfunción sexual siga estos consejos.

Primer paso:
Haga sentir mal al hombre cuando por algún motivo explicable, no pueda tener o mantener una erección. Diga cosas como: “¿Con quien estuvo antes que conmigo no le funciona?”, “¿Eres gay o qué? Que no se le para con una mujer”, “¿Acaso tiene a otra?”, “Sos impotente”…. Aprovecho para aclarar que el termino impotencia está en desuso y fue reemplazada por disfunción eréctil. ¿Cómo se le podría condenar a una persona de impotencia por que el pene no tiene erecciones?, ¿Acaso la potencia y el potencial de un ser humano se mide de esa manera?

Después de decir esto, muy probablemente para el próximo encuentro sexual su pareja no funcione igual y se sienta incómodo, ansioso o muy estresado para abordar una situación, en donde en la última que se presentó fue mal calificado. Por lo tanto, lo más probable es que se repita el evento de disfunción eréctil, debido al nivel de ansiedad y temor por el desempeño que Usted le ha incubado.

Segundo paso:
Cuando su pareja eyacule más rápido de lo usual, diga: “Ah… Tan rápido… pareces un polvo de gallo”, “Mis anteriores amantes duraban más” o simplemente haga malacara y voltéese. Es importante que las féminas sepan que los hombres por más demorados que sean, en algunos momentos ya sea por ansiedad o excitación van a eyacular más rápido de lo usual y ello no significa que sufra de este problema. Así pues, si a su pareja le llega a pasar esto, no lo atormente, sea considerada y comprensiva y recuerde que el hombre también está en capacidad de decidir si tener o no tener orgasmos con eyaculación.


Tercer paso:
Cuando su pareja quiera penetrarla analmente o él desee experimentar placer anal, diga: “Se volvió gay o qué?, ¿Usted qué me cree a mi?, “Eso duele mucho y ni loca lo haría, consígase a un gay”. Mujeres por favor, no fomentemos más ni el machismo ni la homofobia. ¿Acaso el hombre sólo puede disfrutar de la mitad de su cuerpo hacia adelante?, ¿Por qué el hombre no puede experimentar placer anal?, ¿Por qué castramos tanto el erotismo masculino?

Así pues mujeres, que si quieren seguir pasando bueno o sea, tener encuentros sexuales más placenteros, sean comprensivas en la cama, no atormenten a los esforzados hombres, que con sólo el hecho de no tener una erección plena o eyacular rápido se estresan solos, gracias a que las parejas actuales han llevado los indicadores de gestión propios del ambiente empresarial a la cama lo cual les genera temor por el desempeño y la búsqueda de la eficiencia/eficacia sexual:

Miremos algunos indicadores:

Relación sexual satisfactoria:
No de orgasmos/Duración de la penetración

Super hombre:
No de eyaculaciones /Duración de la erección.
(El que eyacule más es un super macho)

O en el caso de las mujeres:
Super mujer:
No de orgasmos/Duración de la excitación.
(Mientras más orgasmos tenga es más mujer y más valorada)

Funcionen como pareja no como entes evaluadores,
que esos están en el colegio.

La idea es tener siempre en la cabeza (además del condón obviamente) que la satisfacción sexual no implica necesariamente la penetración ni el orgasmo, puede ser más lúbrico y excitante la vivencia erótica en la cual la cópula no es una consecuencia lógica sino una opción.

Queridas mujeres y colegas de especie, recuerden que los hombres tienen derecho a:

  • No eyacular.
  • A eyacular cuando quieran, ya sea rápido o tardecito.
  • A no tener erecciones siempre.
  • A tener erecciones nocturnas.
  • A tener erecciones gracias a otras mujeres.

Y a ser respetados por todo esto.

Agradezco a todos los hombres entre amigos y pacientes que me cuentan sus intimidades y que me sirvieron de inspiración para escribir este artículo.

Psicóloga Alejandra Quintero R.

Hasta 3 años de cárcel tendrá el delito de acoso sexual a mujeres

Buenas noticias mujeres: sólo falta la conciliación entre Cámara y Senado, programada para el martes, para pasar luego a sanción presidencial el proyecto de ley sobre violencia contra las mujeres aunque.

Retomo parte de la noticia que salió hoy en el periódico El Colombiano:

“Esta penalización quedó incluida en el artículo 210 A, que reza que quien “en beneficio suyo o de un tercero y valiéndose de su superioridad manifiesta o relaciones de autoridad o de poder, edad, sexo, posición laboral, social, familiar o económica, acose, persiga, hostigue o asedie física o verbalmente, con fines sexuales no consentidos, a otra persona, incurrirá en prisión de uno a tres años… Esta iniciativa también acabará con la historia común de las mujeres que luego de ser víctimas de una agresión perdonan a sus esposos, novios o compañeros y se olvidan de los moretones, los ojos hinchados y los ataques verbales que les hicieron y retiran las demandas penales contra ellos.

Una vez entre en vigencia, esta ley impedirá que las mujeres víctimas detengan el proceso penal, que continuará hasta que se defina la responsabilidad del atacante.

Es decir, los ramos de rosas, los viajes de reconciliación, las promesas de portarse como ‘el mejor esposo del mundo’ o la petición de no mandarlo a la cárcel por temor al sufrimiento de los hijos, no servirán.

Desalojado

“Ordenar al agresor el desalojo de la casa de habitación que comparte con la víctima, cuando su presencia constituye una amenaza para la vida, la integridad física o la salud de cualquiera de los miembros de la familia”.

Niños seguros

“Prohibir al agresor esconder o trasladar de la residencia a los niños, niñas y personas discapacitadas en situación de indefensión miembros del grupo familiar, sin perjuicio de las acciones penales a que hubiere lugar”.

No puede vender

“Prohibir al agresor la realización de cualquier acto de enajenación o gravamen de bienes de su propiedad sujetos a registro, si tuviere sociedad conyugal o patrimonial vigente. Para este efecto, oficiará a las autoridades competentes.”

Más protección

“Cuando la violencia o maltrato revista gravedad y se tema su repetición (…) se ordenará una protección temporal especial de la víctima por parte de las autoridades, tanto en su domicilio como en su lugar de trabajo, si lo tuviere”.

Tomado de el periódico El Colombiano, en Junio 12 de 2008

Espero que próximamente se generen leyes que protejan a los hombres de la violencia sexual ejercida hacia ellos por parte de las mujeres.

Psicóloga Alejandra Quintero R.

Hombres de falda en Medellín.

Fotografía: El Diván Rojo (Alejandra Quintero R).

Ellos dicen ser muy hombres y no pierden su masculinidad por ponerse una falda para trabajar en las noches, bajo el cielo de Medellín en el Pub Escocia, uno de mis lugares favoritos de la ciudad. En algunos países como Tailandia, Malasia, India, islas del pacífico, Escocia y muchos países árabes los hombres usan kilt, pareos, faldas, vestidos o túnicas para vestirse. Diseñadores como Custo, Agatha Ruiz de la Prada, Kenzo, Roberto Cavalli o Jean Paul Gaultier le han apostado a hombres con falda en sus colecciones, las cuales resultan ser atrevidas y revolucionarias.


Los pantalones han sido considerados una prenda masculina y ni que decir de las cremalleras que permiten develar el adminículo del amor o exaltarlo a la vista. En el siglo 15, en la terminación de la Edad Media y en los inicios del Renacimiento, cuando las braguetas, predecesoras de las cremalleras, eran usadas por la burguesía, además de tener un fin de protección de la estimada genitalia de su propietario, procuraban llamar la atención sobre sus partes que aunque nobles eran viriles y fecundas.


Retrato de Ludovico Capponi. Frick Collections de Nueva York.

El Retrato de Ludovico Capponi de Bronzino, nos muestra como la brageta sobresale orgullosa y llamativa.

La expresión verbal: “Póngase los pantalones” es signo de hombría, vigor y capacidad de afrontar las cosas, paradójicamente cuando uno se los desajusta un poco es cuando mejor se siente. Curiosamente mientras los hombres se deben subir o mantener sujetos los pantalones, las mujeres debemos bajar nuestras faldas para evitar que el viento, partidario de las intensiones masculinas, eleve nuestro vestido y descubra lugares comunes a todas las féminas.

El uso de los pantalones por parte de las mujeres aunque mal visto y sus valientes usuarias fueron calificadas de lesbianas, fue uno de los signos de la liberación femenina. ¿Será que cuando empiece la liberación masculina, recurrirán a la falda?

Lastimosamente el concepto de “género” que la sociedad ha construido es muy categórico y maniqueista, en otras palabras, o se es femenino o masculino, pero no se acepta el hecho que lo masculino involucre elementos femeninos o viceversa, o sea, la sociedad en la que nacimos considera que la vivencias, las particularidades y las diferencias están determinadas por el sexo biológico que supone una obligatoriedad en la identificación de género (femenino o masculino), lo cual conlleva a que antes de reconocernos desde los elementos comunes como seres humanos nos identificamos y categorizamos desde la diferencia: hombre vs mujer, femenino vs masculino.

Les quiero compartir algunas respuestas que me dieron los valientes hombres que usan falda como parte de su uniforme de trabajo.

A mi no me afecta, pero al prinicipio fue maluco porque me tocó aprender a sentarme como una mujer. Con la falda no me da ni frío ni calor, pero a veces me siento incómodo cuando tengo que subir escalas pues hay gente que se queda mirando como para ver algo pero yo uso boxer por debajo

A mi no me han molestado en la calle, los manes (hombres) lo ven a uno raro, incluso unos pelados de un restaurante que queda cerca, nos dijeron que éramos gay por usar falda… Me ha pasado que las mujeres se quedan hablando conmigo por que uso falda y eso ha jugado a mi favor, hay mujeres incluso que me hacen pedidos a la mesa con el ánimo de mirarme caminando con la falda”.

Moraleja: Un hombre con falda no es ni es gay, ni travesti, ni menos hombre, simplemente un Hombre con falda.

Link relacionado:
Comunidad en internet pro hombres con falda.


Psicóloga Alejandra Quintero R.

sed mattis Nullam justo luctus eget