Bienestar sexual y erótico

Sexualidad positiva

Estamos ubicados
Online y en Bogotá
Horarios
Lun a Vie - 10am a 7pm

El orgasmo femenino al desnudo.

“Pasó a ser a objeto de investigaciones que buscan desmitificarlo y entender por qué algunas mujeres lo experimentan con facilidad mientras que para otras es un ilustre desconocido.

La publicación New Scientist recogió seis revelaciones científicas en sexualidad femenina.

1. La eyaculación femenina

No son pocos los científicos que hoy aceptan que algunas mujeres pueden eyacular algún tipo de líquido durante la excitación sexual o el orgasmo.

Ya en 1950 Ernst Gräfenberg, médico alemán que dio su nombre al punto G, llamó la atención sobre este tema en un documento publicado en la Revista Internacional de Sexología.

En 1981 dos sexólogos estadounidenses, Beverly Whipple y John Perry, salieron al paso a otras declaraciones según las cuales el mencionado líquido era orina y demostraron que este líquido tiene muy bajos niveles de urea y creatinina -las dos principales características químicas de la orina- y que se origina en un tejido femenino conocido como glándulas de Skene, ubicadas alrededor de la uretra (conducto de la orina).

Esta es aproximadamente la misma superficie que el punto G, esa parte que sobresale dentro de la vagina que es sensible a la estimulación.

La variación en la cantidad de este tejido explicaría por qué no todas las mujeres lo tienen. Al igual que ocurre con el semen del hombre, las mujeres que se cree que eyaculan tienen gran variación en la naturaleza y el volumen del fluido producido: este puede ir de lechoso a blanco y de unas gotas hasta varios centímetros cúbicos.

2. El punto G sí existe

Se trata de una pequeña región en la vagina que al estimularse puede -según la creencia popular- producir orgasmos intensos.

El término, acuñado por Gräfenberg en 1950, se refiere a una zona de unos pocos centímetros dentro de la vagina, adelante y arriba, es decir en las llamadas glándulas de Skene (equivalente femenino de la próstata).

El tejido que las rodea, lo que incluye parte del clítoris que llega hasta dentro de la vagina, se hincha con sangre durante la excitación sexual.

Como no todo el mundo aceptaba su existencia, Emmanuele Jannini, de la Universidad de Aquila (Italia), y su equipo decidieron buscar marcadores bioquímicos de la función sexual en esta zona y encontraron la Fosfodiesterasa 5, una enzima que actúa sobre el óxido nítrico que provoca erecciones.

El viagra funciona al bloquear la Fosfodiesterasa 5. También se hicieron disecciones en cadáveres de mujeres y se encontró una gran variación en la cantidad de este tejido, que va desde la falta de él hasta tamaños palpables, lo que explicaría por qué en algunas mujeres puede ser objeto de estimulación y en otras no.

Se dice que los medicamentos erectores, como el Viagra, actuarían en este punto hinchándolo y poniéndolo de manifiesto para su estimulación.

Claro que la presencia de esta estructura no siempre garantiza orgasmos y su ausencia no significa que no puedan tenerse. Aún hay que investigar más.

3. El cerebro se apaga durante el orgasmo

Un estudio con escáner cerebral mostró que cuando la mujer tiene orgasmos su cerebro no solo es por completo ocupado por el sexo sino que muchas de sus áreas se desactivan, incluidas las que participan en la emoción.

De hecho, dice Gert Holstege, de la Universidad de Groningen (Países Bajos), “en ese momento las mujeres no tienen sentimientos emocionales”.

Otro estudio demostró que cuando las mujeres son estimuladas, la actividad cerebral se incrementa en el área sensorial del cerebro, pero cae en muchas zonas de manera significativa como la amígdala y el hipocampo -zonas involucradas en la vigilancia y la ansiedad- y la corteza prefrontal.

Los hallazgos confirmarían la creencia de que las mujeres no pueden disfrutar del sexo a menos que estén relajadas y libres de preocupaciones y distracciones.

4. Muchas no los tienen

Una encuesta hecha hace diez años en Estados Unidos (divulgada en el Journal of the American Medical Association) encontró que cerca del 43 por ciento de las mujeres tiene algún problema con su vida sexual.

Valga decir que entre todos los trastornos sexuales, la libido baja es la que está claramente vinculada a causas psicológicas o emocionales, como el estrés, la fatiga y la depresión, especialmente entre las mujeres jóvenes.

Que el sexo implique factores físicos y sociológicos no es nada nuevo, pero hay que reconocer que hoy existe demasiada presión sobre la mujer, y aunque la ciencia médica busca fármacos para ayudarle a aumentar el deseo y mejorar sus respuestas físicas, es importante hallar la forma de que controle su propia sexualidad.

“No estamos diciendo que los orgasmos son necesarios para que una mujer sea una mujer de verdad o para que tenga cierta calidad de vida -explica Laura Berman, terapeuta sexual de la Universidad de California-, lo que decimos es que toda mujer tiene derecho a un orgasmo, si ella lo quiere”.

5. Los genes afectan la frecuencia

De acuerdo con el primer estudio genético del orgasmo femenino, hasta el 45 por ciento de la variación en la capacidad de la mujer para tener orgasmos se debería a los genes.

En otras palabras, existe una base biológica subyacente a la capacidad de una mujer para alcanzar el orgasmo.

Las bases anatómicas, fisiológicas o psicológicas siguen siendo inciertas, dice Tim Spector, del hospital San Thomas de Londres (Reino Unido), que llevó a cabo el estudio.

“Es decir que no es puramente cultural o debido a la presión social o a diferencias en la educación o la religión; hay grandes diferencias entre las mujeres y muchas de estas diferencias se deben a los genes”, dice Spector en un informe publicado en Cartas de Biología.

6. La tecnología puede ayudar

Stuart Meloy, especialista en cirugía y dolor, consultor en Winston-Salem, Carolina del Norte, tuvo la idea de crear un dispositivo para la producción de orgasmos mientras llevaba a cabo un procedimiento para el alivio del dolor en una operación de columna vertebral de una mujer.

“Estábamos implantando unos electrodos en la columna y usando impulsos eléctricos para modificar la señales de dolor que pasan a lo largo de los nervios para encontrar la mejor posición de los electrodos, cuando de repente la paciente comenzó a exclamar enfáticamente (…) Le pregunté qué era y me dijo: ‘Vas a tener que enseñarle a mi marido a hacer eso’ “.

Meloy espera comenzar los ensayos clínicos con el dispositivo (que ya recibió el nombre de ‘orgasmatron’) a fines de este año. Cree que ayudaría a las parejas a superar las dificultades causadas por la disfunción orgásmica.

Testimonio de una colombiana anorgásmica

Sandra, licenciada en literatura, 32 años

Empecé a percatarme de mi anorgasmia cuando mis amigas contaban sus experiencias y todas describían sensaciones que jamás he sentido.

En una ocasión, una de ellas me dejó en el escritorio un artículo sobre la anorgasmia y me sentí plenamente identificada con lo que allí decía. Ella me insistía en qué debía hacer algo, pero prácticamente hice caso omiso.

Al principio no le di demasiada importancia pues sentía tranquilidad al ver que a muchas mujeres, como a mí, les ha pasado o les pasa y que aparentemente es fácil de resolver o creí que así era; pero recientemente he comenzado a pensar que me estoy perdiendo de algo interesante y que no lo puedo resolver yo sola, aunque no es un tema obsesivo para mí alcanzar el orgasmo.

Realmente no he hecho nada para remediar esta situación. No he consultado a ningún experto, a veces me da pena hacer una cita exclusivamente para contar esto y tal vez por eso pospongo el tema.

No me siento afectada emocionalmente, solo que me pregunto a mí misma qué es lo que me pasa, si es netamente psicológico y debo poner más de mi parte, o se trata de mi pareja.

Mi pareja actual, con la que llevo siete años, no lo ha tomado ni bien ni mal; sin embargo, en una ocasión me preguntó por qué yo no reaccionaba a un estímulo como lo hacían otras mujeres con las que él había estado y me sugirió consultar con un médico, pues le gustaría que sintiera un orgasmo, no solo por mí sino por complacerlo a él.

De hecho, en algunas ocasiones, me pregunta qué es lo que siento y cómo lo siento pero al final, nada… No he probado ningún método o tratamiento especial, solo estímulos específicos que, en teoría, deberían provocar un orgasmo, pero tampoco.

No estoy resignada pero soy consciente que no he hecho mucho por superar esta situación; me interesa hacerlo y reconozco que debo buscar ayuda en este sentido.

Sigo sosteniendo mis relaciones sexuales, pero he notado que a veces no le doy la suficiente importancia a mi vida sexual pues me concentro en mis hijos y en mi trabajo, sé que no está bien, pues una relación de pareja se cimienta en parte en una buena vida sexual… para mi el sexo es una forma de comunicar afecto y cariño por el otro, de sentir placer físico y emocional, de relajarse”.

FUENTE : New Scientist.

Tomado de el periódico: El Tiempo- Sección: vida de hoy – Salud. Domingo 7 de junio de 2009.


Psicóloga Alejandra Quintero R.

2 comments

  1. BUENAS NOCHES:

    VER GRITAR EN MI CAMA A UNA MUJER, POR EL PLACER QUE LE PUEDO BRINDAR…ES MI MAYOR BENDICION. CONTEMPLAR SU ROSTRO PALIDO DEPUES DE SU HORGASMO Y SU CUERPO DESMADEJADO A MERCED DE MIS EXPLORACIONES POSTERIORES Y VOLVER A EXTRAER DE ELLA UNO Y OTRO DE SUS QUEJIDOS….PUES….YA PA QUE CIELO, ESA ES LA VERDADERA GLORIA, PARA CULMINAR TODO ENTREGANDOLE MI PLACER A GRITOS…

    MARCENARO.

  2. Orgasmo es sin H…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

vulputate, nunc Praesent eleifend elit. ante. leo. risus libero